¿Qué tiene que llevar tu desayuno para ser saludable?. Alimentos que no pueden faltar en tu día.

Siempre se ha escuchado que el desayuno es la comida más importante del día, y como ejemplo tenemos aquel famoso refrán que enuncia: “desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”. Pero… ¿alguna vez os habéis parado a pensar por qué?. ¡Vamos allá!

Para una persona con un estilo de vida más o menos saludable, el desayuno puede ser crucial para tener un buen o mal día. ¿Por qué pasa esto? Bien. Si os dais cuenta, el máximo rendimiento de la mayoría de la población se concentra en las 7-8 primeras horas del día, es decir, entre las 8 de la mañana y las 3-4 de la tarde. Este rango de tiempo hace referencia, al trabajo, a la realización de cursos, a la asistencia a clases y muchas veces a la práctica deportiva, en cambio, el horario de tarde, tras almorzar, es algo menos ajetreado. Por ello podemos pensar, que un gran aporte energético por las mañanas, va a suponer un estímulo extra para dar nuestro 100% aproximadamente durante gran parte de la mañana. Y así mismo es.

Pero… la cuestión no es esta, la pregunta exacta sería: “¿qué selección de alimentos es la más correcta para el desayuno?” Desde mi punto de vista, un desayuno equilibrado es aquel que incluye el patrón de porcentajes de nutrientes de un tipo de dieta ecuánime, es decir, lo que en otros post he comentado, el famoso 50-30-20 o 50-25-25. Por lo tanto para cumplir con dichas expectativas, la primera comida de la mañana ha de estar constituida por una variedad de alimentos, tales como:

  1. Proteicos: Fomentan un mejor funcionamiento de los músculos de nuestro cuerpo, y en menor medida ayuda a la trasmisión de señales entre neuronas, es decir, nos aumenta la capacidad de concentración y comprensión de lo que nos rodea. Algunos de estos son: lácteos (yogur, leche, kéfir, quesos…), huevos (gallina, codorniz, avestruz…), pescados (atún, sardinas…), cárnicos (pavo, pollo…), etc.
  2. Ricos en hidratos de carbono: Potencian nuestro organismo con gran cantidad de energía. Los hay de rápida absorción: Frutas (manzana, naranja, pera…), azúcares (azúcar como tal, mermeladas, chocolates…), etc. y de lenta absorción: Cereales para el desayuno, mueslis, panes (integrales sobre todo), etc.
  3. Grasos: Algunos buenos para la salud y otros no tanto. También nos ayudan a recomponer nuestras reservas. Sin lugar a dudas, las grasas que deben aparecer en el desayuno por excelencia han de ser las insaturadas, tanto poli como mono, pues en ellas se encuentran nutrientes esenciales como: omegas 3 y 6. Algunos de estos alimentos son: aceite de oliva, frutos secos, aceites de pescados, semillas…

De esta manera, ya estando todo explicado paso por paso, ¿Cual sería un desayuno completo? Pongamos un ejemplo:

  • AGUA (es de vital importancia, nuestro cuerpo se despierta “seco” tras haber dormido toda la noche)
  • Leche.
  • Cereales.
  • Pan con aceite, tomate, pavo y huevo (cocido).
  • 2 piezas de fruta (si son 3 mejor).
  • 1 puñado de frutos secos.

Tras ver esto, he de hablar de la excepción de los deportistas, cuya comida más importante depende de la hora del día a la que se realiza la actividad más alta. De este modo, si esta se ejecuta a las 6 de la tarde, tienen preferencia el almuerzo, la merienda y la cena, sobre el desayuno y la media mañana. Y sobre todo, recalco, la importancia del agua, no solo durante todo el día, sino su concentración en el desayuno.

Por último quiero hablaros sobre alimentos indispensables en nuestra dieta de cada día. Pasemos a explicarlos uno a uno:

  • Espinacas: tienen una fuente amplia de minerales, entre los que destaca el hierro, aunque no tienen tanto valor como los que proceden del pescado y la carne. También es rico en luteína, un antioxidante muy importante para nuestros ojos.
  • Tomates: alimento cargado de antioxidantes y licopeno, un componente probiótico y beneficioso también para nuestra vista.
  • Zanahorias: contiene la conjugación perfecta de carotenoides, esenciales para nuestro organismo.
  • Naranjas: ricas en vitamina C, bastante buenas para principios de otoño, cuando comienzan los periodos gripales.
  • Frutos secos: dejan en nuestro cuerpo gran cantidad de minerales, al ser digeridos.
  • Yogur: incomparable con cualquier otro lácteo, principalmente por su beneficiosa acción a la altura de la flora bacteriana de nuestros intestinos.
  • Aceite de oliva: principal fuente de ácidos grasos monoinsaturados. Reconocida mundialmente por ser el componente más importante de la dieta mediterránea, una de las más favorables para el trato y prevención de muchas enfermedades.

ALIMENTOS INDISPENSABLES

Espero que os haya gustado y que os sirva para mucho en vuestro día a día. ¡Nos vemos en el próximo post!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s