“Dieta paleolítica ¿Crees en el estilo de vida de nuestros ancestros? II”

Buenas tardes compañeros!

Volvemos, este lunes de semana santa, para traeros la segunda parte de la entrada “Dieta paleolítica ¿Crees en el estilo de vida de nuestros ancestros?”, esta vez vista desde un punto un poco más metabólico. Antes de comenzar recordemos un poco la pirámide de esta dieta:

nutricion-grafico-esp

Ya centrándonos en el tema de hoy y hablando desde un punto de vista nutricional, podríamos decir que se trata de una dieta cetogénica ¿esto qué quiere decir?, una dieta cetogénica es aquella que produce un efecto de cetosis en el cuerpo humano, es decir, creación de cuerpos cetónicos mediante el catabolismo de las grasas, ante la falta de la presencia de carbohidratos para degradar. Como ya se sabe, el organismo tiene varias vías de obtención de energía, algunas anaerobicamente y otras aerobicamente. Veámoslo rápidamente:

  • Vía de los fosfágenos: El cuerpo humano adquiere energía mediante la degradación de fosfocreatina. Esta energía se emplea en ejercicios intensos y cortos (16 segundos).
  • Vía anaerobica: Proceso mediante el cual se degrada glucógeno almacenado en hígado y músculos sin la necesidad de oxígeno, por lo que se degrada en ácido láctico (responsable de las agujetas) y energía. Esta energía es empleada en entrenamientos de entre 16 segundos y 3 minutos, y de intensidad alta.
  • Via aerobica: La última y de la que hablaremos hoy. Se trata de la degradación de glucosa presente en todo el cuerpo, en un proceso llamado, glucolisis. Obtenemos mucha energía de este sistema, es por ello, que tiramos de él durante entrenos de 30 minutos o más. El problema reside en esa cantidad de glucosa que tenemos en el cuerpo. Si el aporte es bajo, comienza el catabolismo de las grasas, dando como residuo, cuerpos cetónicos.

¿Son tan malos los cuerpos cetónicos? Se conocen tres tipos de estos: el acetoacetato, el beta-hidroxibutirato y la acetona. Existe una gran controversia sobre si son malos o no. En cierto modo, nos ayudan cuando estamos en periodos de ayunas, pues suministran energía al cerebro y al corazón, lo que hace que fundamentalmente nos mantengamos alerta. Eso si, a la larga, hay muchos estudios que declaran que un exceso de cuerpos cetónicos, como son el acetoacetato y el betahidroxibutirato, puede dar lugar a cetoacidosis, que ya es un estado patológico, en el que, el principal problema es que el pH de nuestra sangre baja, es decir, se vuelve más ácido. Pese a ser una dieta cetogénica, no todos sus efectos son dañinos. De hecho, hay numerosos estudios que aseguran su funcionamiento frente a enfermedades de carácter metabólico, como son la diabetes mellitus tipo II, el síndrome metabólico, la obesidad o el sobrepeso diagnosticado, pues la mayoría de estas se caracterizan por darse en pacientes cuya glucemia supera la habitual en las células, ante, casi siempre, falta de insulina en sangre, por inhibición o bien por rechazo de esta.

Pero ahora podemos llegar a preguntarnos, si es, a veces, tan dañina, cómo es posible que algunos competidores de alta gama, como puede ser el señor Rich Froning o Katrín Tanja, personas más en forma de la tierra, y muchas personas más sigan este tipo de dietas, cuando sabemos que este tipo de deportes, de resistencia aeróbica y fuerza, implican un gasto brutal de glucosa en el organismo.

Sin título.png

Bien, como toda dieta, la Paleo, lleva un correcto ajuste de sus % de macros a lo largo del día, sobre todo, en el tipo de dieta que lleva a cabo un deportista de esta clase, lo que hace que estas, se asemejen más a una dieta horario que a cualquier otro tipo de dieta. Al tener un bajo aporte de carbohidratos, todos pensamos en que lo necesario es distribuirlos lo mejor posible con el fin de proporcionar al organismo una alta concentración de glucosa a la hora de realizar la actividad. Es por ello que, aunque la cantidad de hidratos de carbono de la dieta sea de un 35-40% y de estos un 10-15% sean hidratos de carbono de carácter sencillo, si distribuimos bien esos % antes y después del entreno, podemos lograr un buen funcionamiento de dicho metabolismo. Eso sí, como me decían el otro día en una charla, no porque esta dieta se ajuste a la perfección a esta persona, quiere decir, que otra dieta no le podría dar mejores beneficios.

Entonces, como conclusión final, debemos de quedarnos con que cada persona es un mundo y dar con la clave nutricional de esta, es la forma más fácil de que esta, al realizar una dieta, esta le funcione a la perfección. Es por ello, que tenemos que barajear muchas opciones, ir probando y adaptar la que mejores beneficios de, siempre, como he dicho antes, respetando la salud de la persona.

Anuncios

2 respuestas a ““Dieta paleolítica ¿Crees en el estilo de vida de nuestros ancestros? II”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.