Pechuga de pollo en salsa de verduras

Volvemos una tarde más, con otra receta saludable para nuestra página. Hoy no hablaremos de postres (sintiéndolo mucho), tal y como hicimos en el post anterior “Tarta de manzana sin azúcar añadido“, sino que hablaremos de un plato que puede usarse para muchas cosas.

<< PECHUGA DE POLLO EN SALSA DE VERDURAS >>

Es una receta muy sabrosa y nos ayuda a mejorar esa textura seca que tiene el pollo cuando lo cocinamos a la plancha. Veámosla!
Ingredientes: (para 2 personas)

  • 400 g de pechuga de pollo fresca o fresca que hayamos congelado.
  • 3 tomates.
  • 1 cebolleta.
  • 1 zanahoria.
  • 1 pimiento rojo.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 pizca de sal.
  • Perejil, pimienta y mezcla de especias provenzales** (romero, tomillo, albahaca)
**La mezcla de especias provenzales, la pueden encontrar en muchos supermercados ya hecha, a mi las que más me gustan las compro en Lidl.
Preparación: 
Lo primero que vamos a hacer es poner a cocinar el pollo. Podemos hacerlo de dos formas, mediante vapor (mi recomendación) o cocerlo. En ambos queda muy bien hecho, pero al vapor evitamos perder nutrientes que si que se pierden al cocer.
Mientras se hace el pollo vamos a elaborar la salsa de verduras. Para ello troceamos de forma muy pequeña todo lo que usaremos. Hay dos formas de hacerlo. O bien las picamos a mano con un cuchillo, o utilizamos un picador de alimentos (yo empleé este método). Una vez esté todo bien picado, ponemos en una sartén o wok (queda mejor en este), el aceite y la cebolleta. Cuando este dorada, añadimos el pimiento y la zanahoria, y en último lugar el tomate. Este debemos de picarlo bastante más, casi hasta que quede con textura de gazpacho.
 
Cuando vaya haciéndose líquida la mezcla bajamos el fuego a medio y dejamos que se cocine hasta conseguir textura de salsa. Añadimos las especias y dejamos cocinar. Si vemos que está quedándose seca, podemos añadirle un poco de agua. Una vez hecha la salsa, podemos triturarla más, si queremos una textura mucho más uniforme, o dejarla tal cual queda.
Cuando el pollo esté cocinado, lo ponemos en un plato y empezamos a deshilacharlo con dos tenedores, de forma que nos queden pequeños y gordos hilos de pollo (estilo carne mechada). Cuando lo tengamos todo solo tenemos que mezclar las dos cosas y ya está listo para consumir!
 
Usos y valoración nutricional:
Es un tipo de receta muy polivalente ya que sirve tanto para rellenar un bocadillo  o sandwich, comerse solo, añadirle (como hice yo) puré de papas, más verduras, aguacate y queso, y muchas cosas más. Además, su sabor es suave y muy agradable.
Valor nutricional por cada 100 g: 
  • Kcal: 293 kcal
  • Hidratos de carbono: 13,4 g
  • Azúcares: 3,4 g
  • Proteínas: 23,5 g
  • Grasas: 15,3 g
  • Grasas saturadas: 6,4 g
  • Fibra: 3,7 g
Espero que la pruebes y si te gusta y quieres, me dejes un comentario, un me gusta y compartas!
Un saludo y nos vemos en la próxima…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *