Pollo al curry con almendras

Buenas tardes! Justo para la hora de comer, llega nuestra nueva entrada! Esta vez con una receta oriental que dejará con la boca hecha agua… Se trata de pollo al curry. El curry es una mezcla de especias de todo tipo que conforman una mezcla de sabores y aromas típicos o característicos que te transportan directamente a una cocina oriental. En este caso la mezcla puede incluir desde cilantro, cúrcuma, alholva y comino, hasta jengibre, hinojo, canela, clavo, mostaza, cardamomo, nuez moscada, pimienta cayena, negra o roja… Aunque generalmente solo está conformado por las 4 especias primeras, siendo la cúrcuma la encargada de darle ese color amarillo tan característico.

<< POLLO AL CURRY CON ALMENDRAS >>

Bueno, sin más dilación pasamos a la receta de hoy! Es muy sencilla y no requiere mucho tiempo. Nos llevará un total de 25 minutos y lleva pocos ingredientes, que además son fáciles de conseguir.

Ingredientes: (para 2 personas)

  • 350 g de pechuga de pollo entera.
  • 1 tomate.
  • 1 cebolleta.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 vaso de leche de coco.
  • 1 cucharada de curry.
  • 1 cucharadita de comino en polvo.
  • 1/2 cucharadita de pimienta cayena (opcional)
  • 1 pizca de sal.
  • 10 almendras ya peladas sin sal.
  • 100 g de arroz basmati.
  • 1 hoja de perejil (adorno)

Preparación: 

Lo primero de todo es poner el arroz a hacer, ya que mientras se hace, vamos a hacer la salsa de curry. El truco para que el arroz quede perfecto, es echar la cantidad correcta de agua. Yo siempre echo 2,5 de agua por cada 1 de arroz. En este caso, 100 g de arroz ocupan un total de 1/2 vaso lleno, por tanto, echaremos 1 vaso y 1/2 de agua. De esta forma no nos quedará ni seco, ni pasado, sino al dente. Se coloca en un caldero, 1 ajo picado finito, se deja dorar con aceite de oliva virgen, una vez dorado, se pone el arroz y se revuelve, para empaparlo de aceite y se echa el agua. Se deja hacer a fuego medio-alto y pasamos a hacer la salsa de curry.

 

Para la salsa de curry, hay que picar muy bien la cebolla y los ajos, yo empleé una picadora, y acto seguido los puse a dorar en un wok con aceite de oliva virgen. Cuando ya están dorados, se añaden las especias, para que desprendan todo su aroma y sabor. Antes de que se nos empiece a pegar, añadimos el tomate triturado y revolvemos todo bien. Dejamos que se evapore un poco el agua del tomate y se añade la leche de coco. Una vez hecho esto, se deja que hierva la mezcla a fuego medio. Un vez hervido, se añade la pechuga de pollo troceada en cachos de 2 dedos de gordo, y se deja hacer hasta que veamos que va cogiendo color blanco. Vamos pinchando para ver si se hace por dentro y cuando esté hecho, se sube la temperatura al máximo con el fin de reducir la salsa de liquido a una salsa más concentrada.

Cuando lo tengamos, solo queda añadir las almendras a la salsa, y las dos cosas al plato et voilà! Todo listo!

Información nutricional: (por cada plato)

  • Calorías: 256 kcal
  • Proteínas: 21,6 g
  • Hidratos de carbono: 20,4 g
  • Azúcares: 3,1 g
  • Grasas: 14,1 g
  • Saturadas: 5,3 g
  • Fibra: 6,5 g
  • Hierro: 1,68 mg
  • Vitamina E: 3,3 mg
  • Magnesio: 31,7 mg
  • Fósforo: 45,65 mg

Como se puede ver es un plato rico en proteínas e hidratos de carbono complejos, con un buen aporte de fibra y sobre todo con gran aporte de micronutrientes, como son la vitamina E, aportada por la cúrcuma, magnesio, que aporta el comino y la cúrcuma y fósforo que aporta la alhova, el comino y la pimienta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *